Exclusiva | Plataforma de noticias

Audios y Noticias desde Santiago del Estero, para toda Argentina y el Mundo. Exclusiva | Plataforma de noticias

El mal denominado «género de acción»

Por Pablo Argañarás Lic. en Cine y Televisión
¡Compartilo!

La escritura de un guión audiovisual se basa en la enunciación de acciones.  Una detrás de otra.  De esta manera, al leer el libro cinematográfico, los actores pueden ir dimensionando el trabajo que deberán de realizar. 

Es un error muy común entre los principiantes escribir en un guión los sentimientos y pensamientos.  La falta radica en que,  justamente,  un sentimiento escrito o expresado no puede ser actuado.  Por ejemplo: » Juan ama a María».  Esto en un libreto es erróneo.  Imaginemos a los actores que deberán interpretar a Juan y a María. Están en el set.  El director prepara todo.  Y el actor que interpreta a Juan tiene que amar a la actriz que hace de María.  Pero,  ¿Como lo debe hacer?  ¿La acaricia, la besa, la abraza, la toma de su mano, le acomoda el cabello detrás de su oreja?  ¿Qué acción debe hacer para demostrar el sentimiento de amor?  Por ello la oración así redactada es errónea.  «Juan ama a María».  En un guión audiovisual esta frase es incorrecta.  «Juan acaricia suavemente la mano de María».  Esto es correcto, ya que posee en ella una acción identificable y posible de ser actuada.  «Juan abraza a María, le acomoda el cabello por detrás de su oreja izquierda, la toma de su mejilla derecha y lentamente la besa en la boca».  Mucho mejor este último ejemplo, lleno de acciones que demuestran amor y que son identificables para los actores.  Ellos podrán accionar.

 Por todo lo antes mencionado es erróneo clasificar como género a la acción.  El mal denominado «género de acción» no existe como tal.  Todas las películas, series, programas de televisión y piezas audiovisuales en general están llenas de acciones.  La acción es lo que permite que el discurso audiovisual avance y se desarrolle.  Es por esto que decir «voy a ver una película de acción» está mal expresado.  El «género de acción» es una acepción del público para englobar películas de entretenimiento, que generalmente tienen un conflicto en donde las acciones son harto evidentes.

El director dice: «Luz, cámara, acción».  Y paso a explicar el porqué de esto.  Antes de comenzar a grabar sonido e imagen, el director debe chequear que el equipo técnico – artístico estén preparados.  Además que todos los instrumentos y herramientas técnicas estén listos y puestos a punto.  El camarógrafo con su elemento de trabajo, al igual que el microfonista, el sonidista, el iluminador y así sucesivamente.   La frase en realidad está abreviada.  El director lo que hace es, antes de grabar, ir preguntando a cada miembro del equipo si esta todo en orden para iniciar la misma.  Lo hace de esta manera: «Cámara? (El camarógrafo responde «grabando», en el caso que esté todo en orden) ¿Sonido? (El sonidista contesta «grabando» en caso de estar todo correctamente dispuesto) ¿Luz? ( Allí el iluminador o el director de fotografía responde si esta todo afinado)  Acción!  Y allí los actores con la indicación de esta palabra dicha por el director salen a escena.  Y la palabra es nada más y nada menos que «acción».  Los actores empezarán a accionar, a poner su rol en escena, a interactuar entre ellos y con los elementos del decorado.  Los técnicos comenzarán con los ajustes propios de cada rol.  El camarógrafo moverá la cámara, el foquista irá enfocando a tal o cual actor.  El microfonista apuntará al actor que esté dando el parlamento de turno o a la acción que realicen que provoque un ruido para tenerlo registrado. 

La palabra acción en lo audiovisual es «la palabra».   Engloba una multiplicidad de significados.  Algunos tienen que ver con la técnica de escritura, de equipamientos o  con la dirección de actores.  Sin embargo se la conoce generalmente por un sentido erróneo.  Por asociarla a un género inexistente.  El mal llamado «género de acción». 

Sylvester Stallone, Bruce Lee, Arnold Schwarzenegger, Chuck Norris y otros actores icónicos de Hollywood no actúan en «películas de acción».  Luchan, pelean, se disparan, se persiguen, pero actúan en filmes bélicos, dramas, westerns, policiales. 

Clint Eastwood en un western acaba de batir a duelo con su enemigo, matando a su oponente.  Sopla el humo de la punta de la pistola. Guarda su arma.  Mastica tabaco y escupe en la polvareda.  Camina lentamente unos pasos.  Monta su caballo y se aleja en dirección al horizonte.  «Corten», grita el director.  Clint baja del caballo, le alcanzan una botella de agua mineral, le secan la transpiración de su frente.  Sale de su rol dejando de actuar, dejando la acción, dejando de accionar.  Deja el rol del vaquero justiciero y comparten con el director una charla tomado un par de Perriers heladas.  Luego cuando esté todo listo seguirá con la acción en el rol de su personaje.